(+34) 602 832 164 info@impulsaciudad.org
Hacer ciudad
17 de enero de 2019

[vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Cruce de sables se alzan sobre Marbella una vez más. Como si el propio capitán Alatriste estuviese veraneando en nuestra tierra. Vecinos, instigados por sus representantes vecinales están de gresca contra todo lo que huela a maquinaria de obra o tijera de podar. Prefiero retirar la palabra gresca y sustituirla por alerta que suena algo menos violento. Dicho así  indicaría que nuestra sociedad ha madurado y no se dejará abducir por salvadores de dudosa procedencia. Significaría que hay criterio colectivo para decidir qué es lo mejor para todos.

Las ciudades deben estar vivas y eso supone renovarse. Nadie puede negar que el crecimiento vivido por nuestro pueblo ha sido vertiginoso desde que pasamos a formar parte de la historia del turismo global y tras pasar una desgraciada etapa de record especulativo y corruptivo. Pero el crecimiento en ladrillo nunca fue acompañado de la necesaria renovación y adecuación de las infraestructuras, ni viarias ni de servicios y, como todos sabemos y sufrimos, tampoco de equipamientos públicos.

Pasa el tiempo, nuevos equipos de gobierno, muchas heridas que curar y grandes deudas que saldar. Un pueblo con la autoestima por los suelos de tanto salir en el telediario y un Ayuntamiento esquilmado y endeudado con las mismas administraciones que antes miraron hacia otro lado mientras se beneficiaban a base de tasas e impuestos.

Con este panorama los dirigentes post-gilistas han intentado hacer ciudad con mayor o menor fortuna. La urgencia en enmendar las graves deficiencias –sin contar con recursos económicos propios y con poco apoyo de las instituciones supramunicipales– les ha llevado a parchear en vez de planificar (puede que el efecto cuatrienal también tenga algo que ver) y todo eso pasa factura.

Ya lo he dicho en otras ocasiones, hay que atender las necesidades diarias pero también tener amplitud de miras y trazar el camino a seguir hacia un modelo de ciudad consensuado.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]Muchas de las obras que ahora se levantan se basan en proyectos iniciados en la etapa del anterior equipo de gobierno y esto es muy buena señal ya que es una manera de consenso político –aunque ellos mismos no lo quieran reconocer y se pongan trabas mutuas–. Incluso hay actuaciones que muestran trazas de querer transformar la ciudad poco a poco (no con mucha convicción, eso es la verdad), especialmente en el campo de las infraestructuras y espacios públicos.

Algunos querríamos actuaciones más valientes, pero el político siempre tiene la balanza de los votos presente y recula en muchos de los planes más necesarios y ambiciosos. Tenemos tanto que aprender y  tanto que mejorar… Falta aumentar la participación de la sociedad facilitando las vías para su intervención, exponer los proyectos con tiempo suficiente para su análisis y sugerencias, explicarlos y exponer los riesgos y dificultades de manera que el que quiere aporte sus alternativas. Los colectivos sociales carecen en general de recursos propios para presentar propuestas técnicas o valoraciones económicas, pero sí cuentan con la experiencia de sus propias vivencias y demandas a pie de calle.

La llamada ciudad sostenible está muy lejos de calar en la población y consecuentemente en nuestros gobernantes. Éstos miran con pánico el efecto electoralista, tan nefasto para gestionar una ciudad, y aquella quiere una ciudad mejor, pero siempre que no se alteren las “comodidades” de su entorno ni su rutina diaria: su aparcamiento, su acera, sus árboles. Las obras, cuanto más lejos de uno, mejor.

Si queremos hacer ciudad tenemos que aprender todos a formar parte de una sociedad que comparte espacios e intereses comunes. Mirar más allá del portal de nuestra casa, de nuestros propios problemas y pensar en la ciudad que nos gustaría dejar a nuestros hijos. Parece difícil, pero si otros lo han conseguido, ¿por qué no Marbella?

Artículo publicado originalmente el Diario Sur el 18 de julio de 2016.

Arturo Reque es arquitecto, activista, presidente de la asociación Marbella Bycivic y miembro cofundador de Impulsa Ciudad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

NOTICIAS RELACIONADAS:

Marbella destino 5 estrellas

Que Marbella ya es considerada una gran ciudad, que Marbella es internacionalmente conocida en el sector turístico y que presume de clima y de ser uno de los mejores destinos a nivel europeo con su afamado y conseguido título “European best destinations 2022” está muy...

Todos los políticos son iguales

“Todos los políticos son iguales”, solemos decir para justificar nuestra sobrada razón para no acudir a las urnas, para dar a entender nuestro profundo conocimiento del panorama político y, tal vez, para mostrar nuestra propia superioridad moral frente a los que,...

Confieso que…

Nunca he militado en ningún partido político...hasta ahora que milito en Impulsa Ciudad. Siempre he participado en las consultas electorales (lo considero un deber cívico: votar y poner interés en los asuntos comunitarios), aunque no me haya sentido totalmente a gusto...

El béisbol existe en Marbella

Deportes. C.D. Marbella Béisbol Club De todas las disciplinas deportivas que alberga nuestra ciudad, vamos a tratar de poner en conocimiento la situación del béisbol. Este deporte es el deporte nacional en varios países como EEUU o Cuba al igual que aquí es...

Zapatillas, atletismo y otros cuentos de nunca acabar

Esta semana la Delegación de Deportes del ayuntamiento de Marbella ha presentado, como siempre a bombo y platillo, unas zapatillas deportivas que una conocida marca española ha diseñado con el nombre de la ciudad. Según el ayuntamiento “gracias a la iniciativa de la...

No te metas en política

Dicen que Francisco Franco solía decir, incluso a sus ministros, eso de “Usted haga como yo, no se meta en política”, cuando lo que realmente quería decir era “Déjeme a mí que yo tome la decisión y usted ni diga ni haga nada”. Parece ser que ese discurso, tras...

Vandalismo por acción u omisión

Desde hace una semana, la noticia de los actos vandálicos sobre los dos murales “La Sardiná” y “La muerte del marqués del Duero” nos ha conmocionado a todas las personas que defendemos nuestro patrimonio. En el Título XIII, régimen sancionador del Capítulo I,...

La caja B la terminamos pagando todos

Después de escuchar al expresidente del gobierno de España -Mariano Rajoy- en su comparecencia ante la comisión de investigación del congreso puedes llegar a entender cómo funciona España, qué nivel de políticos tenemos y qué poca vergüenza y cariño tienen por nuestro...

Impulsa Ciudad denuncia la movilidad del barrio de Trapiche Norte

Impulsa exige una solución al grave problema de movilidad en el barrio de Trapiche Norte y comienza una recogida de firmas para exigir al ayuntamiento una solución.

Y la casa, sin barrer

Formo parte de un colectivo – Marbella Activa – y de un partido político -Impulsa Ciudad – que llevan tiempo trabajando, con sus luces y sus sombras, por una ciudad más amable, más verde y con un alma donde quepamos todos, defendiendo cada cual su punto de vista, pero...